Author :
Category :

Colorado River Flowing in Its Delta Again, But Restoration Hangs in the Balance

 Audubon > News Read More 

El Río Colorado está fluyendo nuevamente en su delta. Aunque esta es una noticia buena para las aves y las personas, el progreso a largo plazo para mantener vivo el Río Colorado en México con la restauración de hábitats y la entrega de agua depende de negociaciones de alto riesgo que están en curso. Por tercera vez desde 2021, Estados Unidos y México colaboran en el suministro de agua para mejorar las condiciones del delta, desecado desde hace mucho tiempo. Las entregas de agua ambiental comenzaron a mediados de marzo y continuarán hasta octubre, asegurando que el río fluya durante el calor del verano, haciendo que los bosques ribereños y los humedales restaurados sean más hospitalarios para aves como el rascador enmascarado y la cuicacoche crisal, así como para otros animales, incluidos castores y linces.  Sabemos que las aves dependen del agua en el delta mientras migran a diversos lugares de los Estados Unidos.

La restauración en el Delta del Río Colorado es implementada por Raise the River, una coalición de organizaciones no gubernamentales (ONG) que incluye a Audubon, en asociación con agencias federales de EE. UU. y México. Los fondos, el agua y la colaboración para este trabajo se comprometieron primero en el Acta 319 y nuevamente en el Acta 323, los acuerdos del tratado entre Estados Unidos y México que han sido ampliamente aclamados por modernizar la gestión del Río Colorado con una serie de beneficios para los usuarios de agua en ambos países, incluyendo reglas para compartir la escasez de agua, así como trabajos para usar volúmenes relativamente pequeños de agua para revivir el delta para la vida silvestre y las personas.  Los términos del Acta 323 expiran en 2026, pero los esfuerzos de restauración del delta siguen siendo un trabajo en progreso.

La buena noticia: Estados Unidos y México están a punto de negociar un acuerdo sucesor del Acta 323 en paralelo a la nueva normativa federal en Estados Unidos para la gestión del Río Colorado. Las reglas internas del Río Colorado, al igual que los acuerdos binacionales, han sido durante décadas el resultado de negociaciones basadas en el consenso, en este caso entre los siete estados de la Cuenca del Río Colorado con la aprobación de la Oficina Federal de Reclamación de EE.UU. Este proceso normativo nacional también tiene como fecha límite el año 2026.

La mala noticia: en este momento, los estados de la Cuenca del Río Colorado parecen estar lejos de alcanzar un consenso, con desacuerdos sobre qué estados y qué usuarios de agua reducirán cuando no haya suficiente para satisfacer a todos.  Estas son negociaciones difíciles y de alto riesgo. La falta de acuerdo aumenta el riesgo de crisis en el suministro de agua e incluso podría llevar la disputa ante la Corte Suprema de los Estados Unidos.

Eso me lleva de vuelta a los rascadores enmascarados y los cuicacoches crisales así como a los castores y linces en el Delta. Si los estados de la Cuenca del Río Colorado no llegan a un consenso, existe un considerable riesgo de que el trabajo de restaurar el Río Colorado en su delta se detenga.  La restauración del delta depende del consenso binacional, y el consenso binacional depende de un consenso nacional estadounidense.  Es un marco de toma de decisiones extraordinariamente complejo para la gobernanza del suministro de agua para 40 millones de personas.  La falta de consenso puede crear problemas para algunas personas que utilizan el agua del Río Colorado, pero sin duda causará daños colaterales en los ecosistemas del Río Colorado, incluido el Delta.

 

Subscribe for the new deals